Blog, Fotografía, M.Art&Makeup, Maquillaje

Maquillaje en pan de oro para sesión fotográfica

Hola pequeñuelos:

Hoy como veis en el título os voy a enseñar un maquillaje que realicé en pan de oro para una sesión fotográfica hace unos meses en Cantabria. Si me seguís en redes sociales (arriba) ya habréis visto algunas de las fotografías, porque igual no queda muy bonito decirlo pero estoy muy orgullosa de esta sesión y de este maquillaje.

¿Cómo surge la idea?

Para este maquillaje se puso en contacto conmigo Carlos porque había visto mis trabajos en instagram y le habían gustado y quería contarme su idea.

Carlos tenía fichada una localización en Cantabria con un panteón de estilo griego precioso, también sabía que quería que la modelo vistiera una falda vaporosa y además tenía en mente que el el cuerpo hubiera pan de oro. Me mandó unas fotos de algunos maquillajes que le habían llamado la atención y también de la falda y la modelo Sara, toda una profesional.

Después de ese primer contacto me comentó que otra fotógrafa se apuntaba a la sesión, ella es Sonia Varona y juntos fuimos dándole forma al proyecto.

¿Y el maquillaje?

Vamos con el maquillaje y el pan de oro que es lo que nos interesa ¿no?Pues entrando ya en faena os diré que la idea me gustó muchísimo, me dieron total libertad y eso es algo que me encanta. Lo primero que hago siempre es buscar imágenes que me inspiren, información sobre el temas…con todo ello me hago mi «muro de la inspiración» no sé si habéis hecho alguna vez uno, o algo parecido, pero a mi me ayuda mucho visualmente a poner en orden mis ideas. Cuándo ya tengo el muro, la idea más o menos clara en la cabeza le toca el turno a la mano y a los bocetos.

Con todo esto nos fuimos al shooting. 

Nos decidimos por un diseño asimétrico en el que se resaltaban las formas de la modelo, un maquillaje en dorados, marrones y bronces que hicieron destacar aún más los ojazos azules de Sara. Para el pelo, finalmente optamos por un recogido bajo con una tiara.

El pan de oro, si no lo habéis visto viene en unas láminas muy finas que casi se deshacen de las manos. Para colocarlas hice pedazitos pequeños con las láminas y poco a poco, una a una fui pegándolas al cuerpo con un poco de vaselina, no hace falta pegamentos especiales, de hecho casi con ponerlas en la piel se quedan pegadas.

Es un trabajo largo y requiere de paciencia, sobre todo por parte de la modelo, porque la verdad es que yo estaba en mi salsa. Tengo que decir que Sara fue un amor y no se quejó en ningún momento.

Y ya está ahora llega el momento de las fotografías finales que creo que quedaron increíbles. Fue un proyecto bonito y me lo pasé genial, además conocí a personas maravillosas, hicimos un gran equipo y creo que eso se nota en los resultados, mirar si hicimos buen equipo que hemos vuelto a trabajar juntos. Pero eso será en otro post, de momento os dejo con las fotos. (aunque si pasáis por el Porfolio, podéis cotillear un poco…)

Espero que os guste y nos vemos pronto por aquí.

Si quieres ver los anteriores post dale aquí y sino no quieres perderte los siguientes, suscribete con tu correo, arriba a la derescha, ¡es gratis!

Nos vemos, un abrazo.

 

 

Sígueme en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *